De las causas perdidas o ganadas, según se mire. Porque en Chiapas no hay consenso sobre si la revolución zapatista fue o no un éxito.

Todo empezó por el aislamiento social y de infraestructuras que sufría Chiapas. El levantamiento, en enero de 1994 (casualmente a la vez que la firma del tratado de libre comercio con EEUU), desembocó en un fenómeno mediático que convirtió a Chiapas en destino para rojillos y turistas curiosos.

No tengo los datos en la mano para decir cuánto ha ayudado o desayudado el gobierno desde aquellos días. La comunidad internacional sí que colaboró mucho (desde italianos y españoles entonces, a argentinos y franceses ahora), pero Chiapas sigue siendo el lugar perfecto para luchar por cualquier causa que, de entrada, parezca perdida.

Un comentario para “San Crisis de las Causas”

Los comentarios están cerrados.